12.10.13

¿Técnicas textiles o filosofía de vida ? : Boro

Como de cultura japonesa tenemos pocos conocimientos, no vamos a ponernos a dar demasiadas explicaciones, pero sí que nos apetecía comentar ciertas técnicas de tratamiento textil, o acabado textil de las que los japoneses son los grandes expertos.

Una de estas técnicas es el boro, aquí lo llamaríamos remiendos, pero detrás de esta técnica que proviene del siglo XVII y de las clases bajas japonesas, agricultores sobre todo, hay toda una filosofía de vida. El boro auténtico y hecho a través de generaciones y generaciones de una misma familia, ya está considerado un arte, y es objeto de colección, sin embargo en sus comienzos era visto como algo práctico y sentimental, ayudaba a seguir usando una misma prenda año tras año, a la vez que esta prenda que iba pasando de padres a hijos, en sus costuras y parches se iba “sintiendo” la historia familiar.

Fuente :stadiumsandshrines.com
Las prendas de boro japonesas estaban realizadas uniendo con costuras a mano, con sashiko por ejemplo, pequeños retales de cáñamo, confeccionados en la propia vivienda de manera artesanal, eran tejidos muy aislantes y teñidos la mayoría de índigo, lo que les da un aspecto de prendas “vaqueras” que a mi tanto me llamaron la atención. Que fuese de cáñamo tiene sus motivos, el más triste como siempre tiene que ver con la opresión de los fuertes, los campesinos tenían prohibido usar el algodón, este estaba destinado a las clases pudientes, pero los demás tienen que ver con el sentido práctico, como os comentaba antes, el cáñamo es muy buen aislante contra el duro invierno del norte japonés,  pero también es una fibra fresca par el verano y además las plantas de cáñamo también soportaban las bajas temperaturas invernales.

De boro se hacían los donja, que se utilizaban para dormir, y que tonta de mi, cuando los vi por primera vez lo único que se me ocurrió fue pensar, “que pedazo de kimono vaquero tan bonito!” .Sin embargo la realidad es otra, eran prendas muy pesadas y guateadas a base de remiendos y remiendos, que se utilizaban para dormir, y en el que se introducían, padres e hijos para dormir juntos y soportar el frio invernal. Fascinante, cada vez estoy más convencida que lo de dormir con los hijos es algo que había que recuperar, personalmente creo que no lo cambiaría por nada, aunque esto del colecho es algo que daría para muchos debates y discusiones y no precisamente en un post sobre técnicas textiles.

Donja

De boro y también relacionado con los bebés era una colcha llamada bodoko, que se iba remendando también generación tras generación de una misma familia.. los bebés al nacer , lo primero que tocaban era esa colcha hecha de trocitos de tejidos que antes habían tocado todos sus antepasados. Linda costumbre .. si señor...

Con esta misma técnica se remendaban una y otra vez las telas o furoshiki que usaban para envolver objetos, o transportarlos, tejidos que eran reutilizados una y otra vez y que se necesitaba que fuese resistentes .

Furoshiki. Fuente http://threads.srithreads.com

El boro tiene una belleza poco convencional, y como os decía al principio, es una filosofía de vida, aprovechar y no desperdiciar, darle una segunda oportunidad a las cosas, valores que quizás hemos perdido pero se están recuperando poco a poco, aunque me temo que para algunos no sea mas que una moda pasajera.

Y aunque entendemos que no todo el mundo aprecie estos retalitos cosidos uno sobre otro de una manera un tanto “rudimentaria” , a nosotras nos tienen totalmente enganchadas.. a ver si pronto os podemos mostrar algo .. todavía son proyectos y ensayos.. pero poco a poco se irán materializando.

Mientras tanto os invitamos a que visitéis nuestro tablero de Boro en Pinterest

Ser felices!!