11.4.17

Un toque de color con Sukhi

Es cierto que a veces no valoramos los productos artesanos en su justa medida, en ocasiones simplemente le otorgamos el valor que puedan darle las tendencias actuales, o simplemente nos dejamos llevar por su valor estético. Cuando vimos una alfombra de bolas de fieltro por primera vez nos pareció preciosa, pero no vimos más allá, no apreciamos todo el trabajo que hay detrás de un producto de estas características.


Fue a partir de intentar hacer nosotras unas bolas de lana de fieltro para un proyecto cuando nos dimos cuenta del trabajo inmenso que hay detrás de estas preciosas alfombras fabricadas en Nepal. Creedme cuando os digo que para hacer una sola de estas bolitas, las manos se tienen mover más veces de las que uno quisiera, y una alfombra SUKHI tiene hasta 5000 bolas de fieltro hechas a mano!!



 Y eso no es todo, estas alfombras realizadas con lana de Nueva Zelanda, siguen la política de Comercio Justo, cuando compramos una alfombra de Sukhi, no hay intermediarios, gracias a esto, las artesanas que fabrican estas alfombras logran cobrar un salario muy por encima de la media de su país, a la vez que reciben una formación y estudios, y lo que es mejor, pueden realizar el trabajo desde sus casas , para poder seguir cuidando de sus hijos y de su casa.


 


Cuando recibimos alguno de los productos de Sukhi, bien sea alfombras, o los posavasos realizados por el mismo procedimiento, vienen con una etiqueta con el nombre de la persona que ha realizado la mayoría del proceso, por si quisiéramos ponernos en contacto con ellas y agradecerles su dedicación y felicitarlas por su trabajo, o simplemente saludarlas. Nosotras guardaremos la etiqueta de nuestros posavasos con cariño, puede estar segura Yashoda ¡


 Los posavasos o tapetes, vuelven a ser un elemento decorativo muy versátil, tan pronto con utilidad, para evitar que una maceta o un objeto pesado dañe los muebles, o para usar bajo una tetera humeante en una mesa, o simplemente como un toque cálido, o de color para aportar viveza a un rincón o a una decoración en tonos neutros.



 Desde luego, con los posavasos de Sukhi se puede conseguir todo esto, aportan color, y son estupendos como aislantes, sus bolas de lana son bastantes gruesas, pero también están cosidas firmemente lo que hacen que la superficie del tapete sea muy estable. 


 En Sukhi podéis encontrar no solo alfombras o tapetes realizadas por el equipo de artesanas nepalíes, existen grupos de trabajo en varias zonas del planeta, que mantienen viva la tradición y el proceso de diferentes tipos de alfombras, desde las alfombras turcas patchwork, o las de lana Beni Ouarain de Marruecos, o las de lana y fieltro de India .





Os invitamos a visitar la página web de Sukhi donde podréis ver la historia de cada una de los diferentes estilos de alfombras, además estos días tienen unas rebajas estupendas en todos sus productos, no os lo perdáis!